Yo soy Pilar Lozano, mujer, empoderada, amorosa, empática y sensible. Angeóloga, felizmente casada, madre de tres maravillosos hijos y hoy quiero contarte mi historia.

Desde niña tuve una intuición y sensibilidad muy desarrolladas que me guiaban para tomar decisiones de acuerdo a los mensajes que sentía en mi corazón. En el camino llegaban personas que me invitaban a estudiar, expandir mis dones pero no sentía conexión ni claridad en ellos. Un día por “casualidad” fui a una feria esotérica con muchas imágenes, velas e inciensos, veía con temor la idea de dedicar mi vida a trabajar en estos temas. Como mi personalidad es primordialmente racional y rígida estos temas no tenían explicación lógica para mí.

En el 2009 enfrenté el obstáculo más grande de mi vida, al ser diagnosticada de LUPUS, esto me llevó a replantear toda mi vida, con un bebé de 1 año, otro de 5 y el mayor de 14 años. En el 2010 dejé de caminar casi todo el año, lo cual fue muy confrontante, ya que hacer cosas básicas se volvieron un desafío para mí.

Pasando por esta situación me llegó un email de una presentación de ángeles y no sabía cómo me había llegado, ahora entiendo que nada es casualidad, me pareció maravilloso el tema, se abrió completamente un panorama muy distinto al que tenía al respecto, vi un mundo de paz, de armonía, de felicidad, unido completamente a Dios, en donde yo soy únicamente el canal, decidí que el maneje mi vida, en el momento perfecto me muestra el camino, coloca las personas y las herramientas para que transformemos nuestras vidas.

Así empezó este maravilloso camino, de la mano de Dios y de los ángeles, empecé a certificarme en diferentes temas como Reiki, Advanced Angel Practitioner, Aromaterapia, Cromoterapia, Gemoterapia, Registros Akáshicos, Regresión a Vidas Pasadas, Conexión Cuántica, entre muchos otros. Inicialmente aplicaba todos estos conocimientos que iba adquiriendo en mí, buscando sanar y si no era lo que me correspondía conseguir calidad de vida, posteriormente al adquirir confianza en mí, seguí realizando terapia a mi esposo y a mis hijos, luego a personas que se enteraban de lo que hacía y me lo pedían, mas adelante tuve una recaída fuerte y de nuevo tuve que dejar de trabajar.

Cuando mejoré, tuve la disyuntiva entre dedicarme definitivamente a servir a otros o retornar a mi trabajo anterior en una compañía multinivel de Bienestar que era seguro para mí, me decidí por la segunda opción, entendiendo que el mensaje divino era ese. En el 2014 perdí a mi mamá que era una de las personas más importantes en mi vida, y ocho meses después perdí a mi papá, este dolor de su partida hizo que me dedicara a fortalecer con más ahínco mi espiritualidad trabajando día a día para lograrlo.

Con mi esposo trabajamos en diferentes obras sociales, el siempre ha querido tener una fundación para educar y alimentar niños, yo siempre le decía que debíamos colocar una de mujeres porque si reconociéramos nuestro valor no abrían niños padeciendo dificultades. Siempre he soñado con tener una fundación que guíe mujeres a empoderarse, reconocer su valor y transformar su vida pero creía que no tenía las recursos para hacerla, el padre de mi iglesia católica me dijo un día que porque no empezaba hoy con lo que era y lo que tenía. Hoy entiendo que este deseo de mi corazón lo inicié hace algunos años con la comunidad que he estado formando en Angeles con Endra.

A finales del 2015, me doblegué entendiendo que era el momento de iniciar el camino de mi propósito de vida, Dios puso personas en mi camino y empecé a hacer terapia de nuevo, atiendo citas personales diarias de manera presencial o virtual, llegando niños muy especiales para guiar, parejas. Atiendo alrededor de 600 personas al año, con pacientes en 5 países, realizo transmisiones en vivo por Facebook e Instagram semanales, tengo un canal en YouTube para enseñarle a las personas a establecer y estrechar una relación con sus ángeles, dicto talleres mensuales y diferentes cursos, impactando la vida de más de 3.000 personas con mensajes de guía para que se transformen, expandan su abundancia y manifiesten la vida que Dios tiene para ellos, sintiéndome orgullosa de mi misión y satisfecha con la transformación que han tenido las personas que Dios ha puesto en mí camino.

Hoy orgullosamente puedo decir que Soy un canal de amor de Dios a través de los ángeles, entregándote los mensajes que tienen para ti, orientando tu proceso de transformación.

Endra.

×